Seleccionar página

BOOK OF BAD DECISIONS

Weathermaker Music / 2018          

“El águila que nos da la espalda”

  Por “The Outsider”

La primera vez que escuché a Clutch llegué a una precipitada conclusión: en apenas unos pocos dias tras tener uno de sus discos sonando por casa, un primer tema ”The Regulator Lyrics” de su álbum  “Blast Tyrant” (2004), y como si se tratase de una cata de vino, me llegaron sensaciones y notas a The Queen of Stone Age, ZZ Top o el mismisimo Ry Cooder en su “ Paris, Texas”.

   Primer error o, mejor dicho, una mala decisión, comparar a Clutch con una de estas bandas con un sonido propio, “único” o como lo queráis llamar, puede ser fácil cuando hablamos de Stoner Rock o Southern Rock, pero estos veteranos lo han conseguido: Clutch suenan a Clutch y no por éste “Book Of Bad Decisions”.

   Cuando en 1991 publicaron su primer trabajo “Pichfork”, (un EP con el que habían dado el primer paso), once álbums de estudio más tarde nos siguen dando lo que pedimos los fans: un sonido contundente que nos recuerda que venimos de locales forrados de madera con olor a Bourbon rancio con nuestro amigo Ford Fairlane dando la nota en la barra.

   En 1991 en Frederick, Maryland, Neil Fallen (1971), junto con Jean Paul Gaster,Tim Dult y Dam Maines, fundan Clutch, formación que hoy en día sigue intacta, pasando por una etapa de 2005 a 2008 con Mick Schaner en los teclados.

   En 2008 deciden crear su propio sello Weathermaker Music y, aunque han mantenido siempre la misma producción, en este “Libro” que nos acaban de publicar han elegido a Vance Powell, productor de Jack White, Artic Monkeys, White Stripers, Wolfmother y una larga lista de músicos que van desde el Rock al Pop pasando por el Country en los estudios Spuknik Sound en Nashville.

   15 temas…….”Gimme the Keys”…..¡¡¡primer tiro!!!:

   Imaginemos que estamos en una sala  de conciertos escuchando  alguna banda local, incluso algún grupo que empieza a hacerse hueco en el Flow, y de repente aparecen estos señores con la edad suficiente para poder ser el abuelo de alguien, y van y se ponen a tocar este tema como presentación…guitarras llenas de arena y asperezas en los trastes y la voz de Neil Fallon que te avisa de que es un tipo duro y que aquí manda él. No, señores, esta banda no pinta nada en conciertos de poca monta y son capaces de hacer que muchos grupos con demasiados humos cuelgen los bártulos, cosa difícil por la cantidad de ego que engendramos.

   Clutch son cabeza de cartel donde vayan, reyes de distorsión y ritmos que contagian y que hacen bailar, saltar…hay tanta gente que escucha la musica a través de lo que ve…¡¡la música no se escucha con los ojos!!  Por eso Clutch es una de mis bandas favoritas; la imagen la aparca a un lado y lo que se deja en el escenario es lo que muchos deberían de hacer, una marca, una huella…cuanto menos te dejará un recuerdo o una sensación de que ha merecido la pena pagar la entrada.

   La letra de “Gimme the Keys” es básicamente una breve historia de planes de fiesta en un espacio rural, rodeado de graneros de maíz y conciertos clandestinos y botellones a la “americana”, lo que significa que, aparte del Bourbon y la cerveza, también tienen armas…”Angelitos”… esos sí, siempre con un tono de humor que acompaña a muchas de sus letras.

   “Spirit of 76”: ¿para qué cambiar lo que funciona? Es difícil ver de los quince temas cuál es el que tendríamos que descartar; éste desde luego que no: un buen track marcado por el director de la orquesta, el batería Jean-Paul Gaster, un joven de 47 años, contundente como cualquiera de la banda…referencias a un pasado donde todos éramos demasiado inocentes. 

   En “Emily Dickinson”, Neil nos asusta cada vez que “entra” con su voz a punto del alarido; el tema que da título al disco “Book of Decisions”, está bien diseñado para resumir un poco todo el álbum: guitarras anunciando que la cosa se va a poner muy mal sino empiezas a moverte, ¡Salta! ¡¡Salta Maldito!!, hasta que tu cerveza esté repartida por toda la espalda del individuo que tienes delante, el cuál ha tenido la “suerte” de estar ahí, más cerca del escenario.

  “Hot Bottom Feader”, ”How To Snake Hands” y la genial “In Walks Barbarella”, las podéis ver en el Youtube; creo que es difícil crear un vídeo con cosas muy sencillas: si la base es buena, la cosa funciona; en formato de cómic e imagen con tricomias psicodélicas y con humor, nos llevan a ver otra faceta que no conocíamos demasiado, y es que un vídeo de Clutch es básicamente verlos subidos en un escenario , pero en estos formatos más comunes son bastante agradables y útiles para llegar a más público, más joven y acostumbrado al vídeo-clip; posiblemente sea debido por el cambio de productor, ya que en sus anteriores tres discos fue Machine y para éste han elegido a Vance Powell, especialista en Country y con un buen sonido en los directos, pues es tambien el encargado del sonido de sus conciertos.

TRACKLIST

GIMME DE KEYS (basado en una historia real)

SPIRIT OF 76

BOOK OF BAD DECISIONS

HOW TO SNAKE HANDS

IN WALKS BARBARELLA

VISION QUEST

WEIRD TIMES

EMILY DICKINSON

SONIC COUNSELOR

A GOOD FIRE

GHOUL WRANGLER

H.B. IS IN CONTROL

HOW BOTTOM FEEDER

PAPER & STRIFE

LORELEL

   Como podéis ver, un tracklist bastante largo, pero con una buena composición, con letras que se entienden y que podrían ser perfectamente las que tocarían en un corciento añadiendo tres o cuatro más. Un gran disco y no porque sea un incondicional de la banda, sino porque lo aportado en temas como “ In Walks Barbarella” y esos vientos en la grabación y como no, con unos buenos arreglos, suena diferente, aunque suena a Clutch, porque siempre han estado ahí: Tin Sult (guitarra), Dan Maines (Bajo) y Jean-Paul Gaster (batería) para acompañar la voz de Neil Fallen.  

   En “A Good Fire” notamos la presencia de Black Sabbath, en “How Bottom Feader” buenas guitarras al más puro Rock & Roll mezclado con unas notas que se ven por todo el álbum, ¡funk a raudales!…una buena combinación. “Paper & Strifer” a ritmo de boogie; en definitiva, un álbum de los que, vuelvo a repetir, debemos escuchar con los oídos, que parece que hace tiempo que no los utilizamos…de ahí el candelero que  desgraciadamente tenemos.

Live in an age of permanent revolution.

The Outsider.