Seleccionar página

 

“¡Y Rubén cogió sus guitarras!”

Por Javi Segura Ruiz

A falta, más que posiblemente ya de por vida, de algún concierto con el que Mike Oldfield pudiera deleitar a su amplia legión de seguidores, tenemos la inmensa fortuna de disfrutar en este país de dos fantásticas bandas que recrean con tanta pasión y entusiasmo, como técnica, respeto y perfección, buena parte de la discografía del Genio de Reading; a una de ellas ya conocida desde hace años como es la orquesta alicantina Fadalack, se les ha unido para la causa hace poco más de un año el grupo asturiano Tubular Tribute, consiguiendo con rapidez un merecido prestigio y popularidad entre la ansiosa, hambrienta y, a la vez, exigente parroquia de fans oldfianos.
Para J.S. Live Concerts es todo un honor comenzar nuestra andadura en el apartado de entrevistas con ésta dedicada a su guitarrista Rubén Álvarez, en la que intentaremos indagar, entre otras muchas cosas, sobre los comienzos y, como no, prometedores presente y futuro que se les avecina.

 

Rubén, muchas gracias por concedernos esta entrevista; durante este tiempo te he transmitido las ganas que tenía de poder realizarla y verla publicada como nuestra particular “premier” en el inicio de nuestra web; ¡un placer saludarte!
Muchas gracias a ti Javi por contar conmigo para estrenar vuestra página y espero que nos conozcamos pronto en persona. ¡Dispara!

La primera pregunta es tan obvia y poco original como necesaria para todos aquellos que desconozcan vuestros inicios ¿Cómo y cuando surge la idea de formar una banda de tributo a la música de Mike?
Pues mira, hace año y medio que Richard, el teclista, con el que ya había estado en otros proyectos, me llamó diciendo que tenía algo en mente y que me iba a gustar; él ya conocía mi pasión por Oldfield y, en fin… No me quiso contar nada hasta que estuvimos frente a frente y la primera pregunta fue: “¿Cómo andas de tiempo??” y yo le dije: “…mal, muy mal, pero ¿para qué??” y me contestó “pues nada nada…” jajaja y yo: “pero ¿para qué es?, ¡venga!”. “Para un Tributo a Mike Oldfield…” me dijo… “¿Cuando empezamos?” le dije con brillo en los ojos jajaja. Básicamente fue así.

Llámame “tiquismiquis”, pero la palabra “proyecto” nunca me ha sonado demasiado bien cuando se emplea en el ámbito musical; me transmite la sensación de algo puntual y esporádico, sin demasiada intención o perspectiva de que perdure en el tiempo; es lógico que nadie, (más aún en sus comienzos), sepa hasta donde va a poder llegar por mucho éxito que comience a cosechar, (como es vuestro caso), pero, aunque tengamos en cuenta ello y otros muchos factores, ¿Podemos presagiar que Tubular Tribute nació y mantiene la idea de poder disfrutaros durante muchos años?
Jajajaj si, proyecto… Queda más molón llamar a algo en lo que estás metido “proyecto” que “trabajo” o “grupo” sin más…pero bueno.
Con respecto a la temporalidad del grupo, ¿quién sabe?… En principio la idea era quedar para ensayar, ver lo que salía y como sonaba y ya ves… Oldfield es mi ojito derecho, si esto durase unos años te aseguro que serian de los más felices de mi vida.

Háblanos un poco sobre tu trayectoria musical anterior a Tubular Tribute; ¿en qué grupos has estado y qué estilo de música realizabais? ¿Tienes algún disco publicado? ¿Compaginas otras bandas con la de tributo a Oldfield?
Bufff ¡Qué preguntita! Jaja. He tocado “de todo” y para mucha gente; y también tengo mis cosillas por ahí. Podéis buscar Rubén Álvarez en Spotify o en Bandcamp etc. Me dedico a la música de manera profesional, llevo veinte años como profesor de guitarra en la “Fundación de Música Moderna” y he tocado en muchos grupos de muchos estilos…Rock, Pop, Heavy, Soul, Blues, Folk… En la actualidad toco con Tejedor y con Dixebra que son dos grupos asturianos con mucha trayectoria y muy reconocidos. También estoy en el grupo del gaitero Rubén Alba, en un par de grupos de versiones (Blues y Soul) y en un dúo con mi mujer Ari (cantante de TT). El folk siempre me ha dado muchas satisfacciones porque siempre viajé mucho con Tejedor y con otros grupos en los que estuve como Xeliba y N’arba. He tenido la oportunidad de tocar bastante en el extranjero y la verdad que no me puedo quejar. Tal y como está el patio tienes que estar en mil historias para poder vivir de la música.
También he producido cosas para audiovisuales y alguna cosa para TV. En el pasado también grababa grupos y me apuntaba a un bombardeo con lo que me saliera jajaja. Uno se hace mayor y va aprendiendo a decir NO y este último año con TT me he replanteado muchas cosas a nivel profesional y personal.

¿A qué edad comenzaste a tocar la guitarra y en qué momento decidiste de una manera rotunda aprender la técnica de Mike a las seis cuerdas? ¿Realmente es tan complejo “oldfear” sin púa como puede parecer a simple vista?
Pues mira… Mi tío tenía una guitarra con tres cuerdas en el desván y desde los 9 años o así ya escuchaba Oldfield y jugueteaba con esa guitarra. Luego mis padres me apuntaron a una escuela de música en la que estuve 4 años y me regalaron un teclado en navidad. Más tarde pasé a estudiar guitarra con un profesor particular durante 3 o 4 años. Tengo muy buen recuerdo de esas clases, porque el profe era bastante permeable y nos sacábamos cosas de Oldfield jeje. Un día llegué con el principio de guitarra acústica de “The Bell” de TB2 y Jose, mi profe, me dijo: “¡jooo qué guay!” ¿Por qué no me la enseñas??” y ahí me vi, jajaja enseñándole a mi profe de guitarra un tema de Oldfield. “Lo tienes súper pillao” me decía… Luego vino la guitarra eléctrica.
Recuerdo que mi padre no me la quería comprar sin un justificante que acreditase mi nivel para ello y tuve que pedirle a mi profe de clásica que escribiese un papelito en el que decía “Rubén está capacitado para tocar la guitarra eléctrica, tiene el nivel necesario. Fdo. Jose Carlos”. Me dio mucha vergüenza pedirle ese papel jajaja, pero al final mi padre me la compró y me apuntó a clases de guitarra eléctrica en la recién creada “Fundación de Música Moderna”; era el año 95 más o menos… Tres años después estaba en nómina dando clases de iniciación. Llevo dando clase desde los 17 años y me encanta, he aprendido muchísimo dando clase.
Nunca dejé de escuchar del todo a Oldfield, aunque por mi trabajo he tenido que manejar muchos estilos y ha habido épocas de “desconexión total” con Oldfield. Con respecto a la técnica es curioso, porque solo la uso para tocar cosas de Oldfield; de hecho no la aplico en las clases y es algo como muy personal y… ¿”secreto”? Digo secreto porque ya te digo que es una técnica tan particular que solo la uso para tocar Oldfield y sí, es compleja…

Eres profesor de guitarra en la Fundación de Música Moderna de Avilés; ¿abarcas amplitud de estilos de enseñanza? ¿Te interesan o practicas técnicas modernas de las llamadas “schred” como el tapping, picking, etc.?
Hace años que solo doy clase a gente que ya sabe tocar. Me llegan alumnos con inquietudes muy diferentes. Unos quieren tocar canciones y componer, otros tocan en grupos de Heavy, otros en grupos de Folk, Pop… Algunos vienen por puro divertimento. Tengo un señor de cincuenta y pico para el que la guitarra es un pasatiempo y que toca igual igual que Eric Clapton jajajaja. Las clases me han servido para reciclarme constantemente y sí, he tenido que hacer tapping, alternate picking…y todas esas cosas de guitarristas jajaja.

Más allá de las técnicas de aprendizaje y metodología, ¿Nos desvelarías alguno de tus “trucos” para motivar de una manera especial, personal y diferente a tus alumnos?
Yo siempre les digo a mis alumnos que lo más importante para avanzar y no perder la motivación es ponerse pequeñas metas y darle “a saco” jajaja… Aprender la intro de tu canción favorita, o ese solo que tanto te gusta…o simplemente los acordes de “Knocking on Heaven´s Door” para poder tararear, son cosas que pueden darte ese extra de motivación. Cuando consigues tocar algo que identificas y que te gusta oír, el nivel de inspiración sube “al rojo” y ahí es cuando tu cerebro absorbe y asimila mejor. La motivación a la hora de tocar es fundamental y, si ves que consigues pequeñas cosas, no te desanimas y sigues. Aprender a tocar un instrumento es una lucha diaria, hace falta una dosis de motivación importante.

¿Cuáles son tus guitarristas favoritos y que te hayan influido notablemente en tu modo de entender la guitarra aparte de nuestro amado Campoviejo?
Bufff… ¡otra preguntita difícil! jajaja. Me gustan mucho los clásicos: Hendrix, Clapton…; la guitarra blues en general me influyó mucho en mis inicios. También me gusta el rock progresivo y toda la onda Yes, Rush, Génesis, King Crimson, Steve Hackett etc… El Jazz y la música contemporánea me gustan mucho también, me encanta Pat Metheny por ejemplo, John Scofield… Algún guitarrista de folk como Pierre Bensusan. Me gustan Satriani y Steve Vai…Me gusta Paco de Lucia. Me gusta todo lo que me inspire y me haga tener ganas de coger la guitarra.

En su día me tiré de los pelos cuando supe que Mike ponía a la venta la mayor parte de su colección de guitarras; entre otras la mítica SG, sus Fender como la bella Stratocaster que,(muy efímeramente y si no recuerdo mal), vimos por última vez interpretando fragmentos de “Clear Light” en la gira de “Tubular Bells II”, o las espectaculares PRS que utilizó asiduamente a partir de “Earth Moving”; posees tres modelos como los que te menciono; más allá de efectos, pedales y técnica con las manos, ¿te ha resultado muy complicado alcanzar ese sonido tan peculiar que caracteriza a su música y que tan bien consigues clavar con todas ellas?
Bueno… Oldfield tiene cinco o seis sonidos básicos de guitarra eléctrica y creo que el tipo de guitarra le hace tocar de manera ligeramente diferente. La Strat, por ejemplo y a grandes rasgos, la usa para tonos limpios y explota ese carácter cristalino de manera perfecta, la Sg Junior la usa más para distor y para tonos agresivos en general y con la PRS creo que tiene un poco de las dos en la misma guitarra, pero con voz propia también. En resumen, creo que Oldfield es un guitarrista con una paleta de sonidos bastante amplia y que cambia ligeramente su técnica y su manera de afrontar el instrumento dependiendo de qué guitarra usa; por eso tiene unos “tonos” tan variopintos pero siempre con su toque personal, que es lo que realmente le diferencia. Yo intento hacer lo mismo y bueno…ahí estamos, ¡investigando! Jajaja.

Buena parte de los seguidores, (especialmente los que ya tenemos una edad), también son muy afines a bandas de rock progresivo de los 70; en mi caso no es así y siempre he dicho que las inmensas guitarras de Oldfield me transportaron sin remedio al hard rock melódico, mi estilo favorito; en tu caso, ¿qué música sueles escuchar más allá de toda aquella que ejercitas y enseñas en la Fundación?
Ahora escucho mucho a Oldfield porque estoy metido de lleno en TT, pero me gusta escuchar muchos estilos. En una pregunta anterior te di algún nombre suelto pero bueno… escucho “de todo”.

Si nos ponemos a destripar toda la discografía del de Reading, ¡esta entrevista no se acabaría nunca!, pero es lógico que aproveche la ocasión para contrastar parte de ese fascinante recorrido musical contigo, así que… ¡vamos a por ello! Si volviéramos a la primera frase de la anterior pregunta, podríamos aplicarla también para todos aquellos que piensan que sus tres primeras obras son y serán siempre las mejores, ¿piensas lo mismo? Tengo entendido que “Incantations”, (si hablamos de los años 70), es un disco también muy especial para ti.
Me encanta la primera época de Oldfield y sí, Incantations me sigue poniendo la piel de gallina a día de hoy.

Tras sus grandilocuentes conciertos de finales de dicha década antes mencionada, el primer lustro de los 80 fue especialmente movido en cuanto a giras y extraordinarios trabajos ¿Puede haber algún seguidor que no se rinda frente a antológicas piezas instrumentales como “Taurus II”, “Crises” y… ¡”The Lake”!? Aparte de ello, nos regaló joyitas en forma de rarezas y caras “B” como “Walkberg”, “Jungle Gardenia”, “Afghan”, “In The Pool” y “Legend”; Rubén ¿qué opinas de la creatividad que mostró durante esos años?
Oldfield ha sido una “máquina de crear música” durante más de 40 años. Los 80 supusieron un cambio de estilo que supo encauzar muy bien y tenemos un Oldfield muy prolífico en esa década ¿Qué decir de las caras B…? Pues eso, una manera de dar rienda suelta a su creatividad sin censuras y lo que tú dices: “joyitas en forma de rarezas”.

“Islands” es un disco respetado, pero a la vez siempre he tenido la sensación de que no entusiasma demasiado a los oldfianos; aparte de la buena calidad de los temas vocales, “The Wind Chimes” me parece una gran composición instrumental, haciendo que el conjunto del álbum sea para mí el más melancólico y elegante que ha editado; ¿Qué opinas de este disco?
Me encanta “Islands”, me gusta la idea de imaginarme a Oldfield en el proceso de creación y grabación de los discos y “Islands” tuvo que ser muy especial para él… y eso creo que consigue transmitirlo muy bien.

De una manera muy simple, me ha gustado siempre encabezar mi particular visión de “Amarok” con un… “¡Y Oldfield cogió sus guitarras y parió lo que le dio la gana”! De ahí me ha venido la frase relacionada contigo que me ha servido para dar título a esta entrevista; Rubén, ¿qué te viene a la cabeza de inmediato cuando piensas en ese fascinante y caótico descontrol controlado que conforma el universo musical de 60 minutos que creó para hacer “feliz” a Richard Branson?
¡Te escribiría dos páginas de Amarok! Jajaja, pero resumiendo, ¡me parece un una “obra maestra”!…punto.

“Early Stages” fue una rareza a modo de demo incluida en el single de “Sentinel”; de ella Tom Newman dijo que “Tubular Bells II” así debería haber sonado si Trevor Horn no hubiera “metido mano” en el asunto; esta segunda parte tubular la considero una magistral e inspirada vuelta de tuerca de las melodías iniciales, pero su sonido y producción siempre los he considerado tan perfectos como “fríos”, por lo que jamás se me han ido de la cabeza esas palabras del bueno de Newman; sonido más artesanal, sonido más sofisticado…aunque siempre nos quedaremos con la duda, ¿te convence “TB II” en lo que a sonido y producción se refiere o hubieras preferido escuchar algo más cercano a lo pretendido por Tom?
Me gusta mucho TB2 y creo que con ese disco pasó lo que tenía que pasar y punto… Sí es verdad que Trevor Horn le dio un toque “menos Oldfield” pero creo que hubiese sido un suicidio discográfico haber seguido el camino de “Early Stages”; a mí me encanta y es verdad que me inclino más al Oldfield antiguo y todo eso pero, con un TB2 al estilo de “Early Stages”, creo que no hubiese pegado el bombazo que pegó a nivel mundial. Creo que Warner y Oldfield lograron un poco lo que se proponían y el sonido más actualizado y “facilón” ayudaron a disparar el TB2 a lo más alto a nivel comercial ¿Que musicalmente podría haber sido más puro y primitivo? ¡Pues claro!… ¡Oldfield es Oldfield! jajaja, pero yo no me rasgo las vestiduras al escuchar Early Stages… me gusta mucho el Sentinel con la zarpa de Trevor Horn de por medio, eso es así.

Con “The Songs of Distant Earth” sufrí una paradoja realmente curiosa; fue el único disco de Oldfield que me entró a la primera, pero a la vez fue el que más tardó en convencerme, siendo a la fin el que considero más completo hasta “Return To Ommadawn” en los últimos 25 años, como ya comenté en la reseña que hice de éste último en nuestra web amiga ciudadanorock.com; ¿Qué sensaciones te produce este trabajo en el que, parece ser, que a Oldfield le robaron todas las guitarras acústicas y españolas que tenía en su estudio? (modo ironía).
Antes de que sacase TSODE, tenía tantas ganas de escuchar algo nuevo suyo que cuando salió me gustó bastante… Le faltaban guitarras y había dado un giro a un estilo más New Age convencional, sonaba un poco a Enigma etc…pero bueno, me gustó; con los años lo he ido disfrutando más. Recuerdo un día que lo escuché para probar un equipo nuevo de 5.1 y flipé mucho con la producción y con el concepto del disco otra vez. Me lo oí enterito sin levantarme del sofá.

A veces las palabras o frases más coloquiales suelen resultar también las más clarividentes; te lo comento porque un amigo mío, y también seguidor de Mike, me soltó la siguiente perla tras las primeras audiciones de Tubular Bells III: ¡”No hay por donde cogerlo”! Pese a los brillantes momentos que contiene, estoy en buena parte de acuerdo con esa visión porque su estructura y algunos de los temas se alejan de lo que uno esperaría bajo ese título; ¿Te convence la tercera parte tubular?
No, no me convence, aunque en su día lo escuché bastante forzándome a digerirlo y poder encontrar cosas que me gustasen, pero no lo conseguí. Es verdad que como fan de Oldfield, ¡encuentro oro donde no lo hay! jajaja y alguna vez me lo he puesto para darle otra oportunidad, pero bueno… No es un desastre de disco, pero no me llega mucho.

Pese a ser tan diferentes entre sí, personalmente considero que “Voyager”, “Guitars”, “The Millenium Bell”y “Music of the Spheres”tienen algo en común; cada uno de ellos se basaba en “platos fuertes” de la música de nuestro ídolo: un trabajo basado en la música celta, otro en las guitarras, el siguiente en un resumen de 2000 años de la Humanidad, (y al que el propio Oldfield definió como su trabajo más ambicioso hasta entonces), y el último en plan orquestal; las expectativas que por ello se crearon en cada caso fueron muy altas, pero mayormente no fueron alcanzadas; Así a grandes rasgos, ¿te ocurrió a ti también lo mismo con estos cuatro trabajos?
Voyager fue un punto de inflexión porque se empezó a ver que Oldfield estaba tomando el camino de “disco temático” y eso me pareció un poco simplón, pero me lo tragué con “Voyager”… En “Guitars” me llevé un batacazo, me sentí engañado… De “Millenium Bell” no puedo decir mucho porque apenas lo he oído y “Music of the Spheres” digamos que me gustó, pero me falta el “Oldfield músico/guitarrista” y eso me dio pena en su día, pero me gusta el disco.

 


A “Earth Moving”, “Heaven´s Open”, “Light & Shade” y “Tres Lunas” les une también algo peor todavía; en líneas generales, son los discos menos valorados por la mayor parte de oldfianos, ¿también están en la parte más baja de tu lista?
Me gusta bastante “Earth Moving”; “Heaven´s Open” me parece raro como disco de Oldfield, pero contextualizándolo y, si tenemos en cuenta que tenia la “novedad” de que Oldfield cantaba, me gusta también. “Tres Lunas” no me gusta nada.


Finalizamos este pequeño repaso a su discografía con “Return to Ommadawn”; cuando muchos ya lo dábamos por perdido, extrae de su corazón y alma esta joyita con la que hemos recuperado a ese Oldfield artesanal y clásico que tanto echábamos de menos; otorgándome la libertad de dar por hecho que te encanta este último trabajo, me gustaría saber si eres de los más puristas y no te gusta que se utilicen palabras mayores como “Ommadawn” para dar relevancia a nuevas obras,o relativizas este asunto si, además, el resultado final acaba siendo tan estupendo como la mayoría creemos que así ha sido.
Jajaja sí, me gusta moderadamente RTO… Me gusta. Me esperaba otra cosa, la verdad. Creo que fue un fallo de cara a los fans llamarlo RTO…un fallo gordo. Ommadawn es tan tan tan grande que RTO como disco está bien pero… ¡la palabra Ommadawn es que es MUY GRANDE! Jajaja; creo que me hubiese gustado más si no hubiese puesto el listón tan alto llamándolo así. La primera escucha de ese disco fue un poco decepcionante, pero luego le cogí el punto y a día de hoy me gusta mucho.


El huraño y poco accesible Oldfield siempre se ha mantenido bastante alejado de todo aquello que rodea el mundo de las rock stars; no sé si éste será el principal motivo por el que la mayoría de sus discos no sean reconocidos como se merecen, pero lo que siempre sí me ha molestado especialmente es que nunca figure en ninguna lista de grandes guitarristas; ¿A qué crees que es debido?
¡Odio las listas de guitarristas! Jajaja. Bueno, yo creo que no es tan grave; además, ¡Oldfield siempre ha tenido defensores como yo que te dan un repaso enseguida si te atreves a menospreciarlo como guitarrista! jeje…¡¡ojito!!


Te reto a que nos digamos nuestros momentos óldficos favoritos en estos apartados que te propongo… ¡ahí van los míos! ¡Suelte prenda Señor Álvarez!

– Mejores tres discos: “Five Miles Out”, “Tubular Bells II” y “Amarok”.
Ommadawn, Incantations y Amarok….
Buahhh ¿sólo tres?? Jajaja ¿puedo decir “Hergest Ridge” o “Discovery”? jajaja.
– Mejores tres piezas instrumentales largas: “The Lake”, “Taurus II” y “Crises”.
“Taurus I”, “Crises” y “The Lake”… ¡esto no me gusta Javi! jajaja… ¡¡¡eres Cruel!!! Jajaja.
– Temas vocales favoritos: “Five Miles Out”, “Pictures in the Dark” y “Man on the Rocks”.
“To France”, “Crime of Passion” y “Man on The Rocks”…buahh ¡es que tres!…jajaja; me gusta mucho el disco “Discovery” en general a nivel vocal e “In High Places” me flipa también… ¡qué malo eres con lo de coger tres! Jajaja.
– Tres solos de guitarra favoritos: “Final Ommadawn Parte II”, “Discovery” y “When the Night´s on Fire”.
El solo del final del TB1 P2, final de “Ommadawn” y “Maya Gold”…. Pero también me molan los solos “al uso” más rockeros como el de “Magic Touch”, “Discovery” etc…
– Mejores caras B o rarezas: “Legend”, “Afghan” y “Excalibur”.
Me gusta mucho toda la música de la peli “Reflexions”; “Jungle Gardenia” también me mola y me da mucho morbo “Don Alfonso”. Sí, lo sé, ¡es una elección un poco rara! Jajaja.
– Mejor interpretación en vivo: “Ommadawn” en Knebworth 1980.
Concierto de Knebworth y concierto de Nottingham en general.


Volviendo a Tubular Tribute, querría saber si, siendo la discografía de Mike tan amplia como también lo deben de ser las peticiones de todos aquellos que deseamos veros en directo, ¿os resulta muy complicado poneros de acuerdo para confeccionar vuestro set list?
Bueno…jajaja, es muy difícil hacer un set list de 1:30-2 horas con una discografía tan amplia y variada; siempre decimos “joder…ahora no, que ya está el set list rodado, pero ésta tenemos que tocarla más adelante” y al final vamos cambiando y añadiendo. Muy, muy difícil condensar la carrera de Oldfield en un concierto de 2 horas.


Si seguimos con el tema de peticiones, me imagino que las ganas de veros en directo traspasa nuestras fronteras y serán muchos los seguidores que querrán disfrutaros en otros países de Europa, más aún con vuestra aparición en Newbury del pasado mes de Junio, ¿es así?
Sí, estamos sorprendidísimos con la acogida que ha tenido el grupo y nos escribe mucha gente pidiéndonos ir a tocar a UK, Italia, Alemania… Ya hemos tenido visitantes extranjeros en nuestros conciertos por España y en Newbury fue increíble la acogida. A la gente le encantó y ahora nos piden volver a UK o saber de nuestros conciertos aquí en España para poder venir a vernos… ¡¡Un puntazo!!


¿Descartáis partes para interpretar en directo por ser técnicamente imposible para un grupo con tan sólo seis músicos?
Sinceramente… no, lo que pasa es que sí es verdad que a veces nos quedamos cortos en instrumentos jajaja. Richard hace una labor inigualable al teclado, pero solo tiene dos manos y hay temas que no suenan bien en directo, por eso nos basamos mucho en los 80 para elaborar nuestro repertorio. Oldfield hacía sonar los temas en directo genial y en toda la década de los 80 nos demostró que podía llevar al directo sus piezas más emblemáticas con un grupo reducido de músicos; por eso nos basamos mucho en esa época y en esos arreglos en TT.


Haciendo referencia a un ingenioso y divertido vídeo, ¿seguiremos con “pedacitos de Amarok que no son para tanto” o veremos incrementada la interpretación de esta obra de arte en vuestros futuros directos?
Jajaja; la verdad que Amarok es todo un reto a la hora de llevarlo a directo. No descartamos hacer más “pedacitos” de Amarok en el futuro.


Para finalizar la entrevista me remitiré a los inicios, o sea, a la manera en que te conocí, que no fue otra que la visión de un vídeo en el que, junto con un chico joven de tu escuela interpretabas, ¡oh, casualidades de la vida!, mi momento favorito de toda la música que he escuchado y escucharé jamás… ¡El final de “The Lake”! ¿Cómo viven y sienten tus alumnos la música de Oldfield? ¿Va a ser realmente complicado que las futuras generaciones mantengan vivo su espíritu musical? Yo, con mi hija Adriana de cinco añitos, al menos lo intentaré… ¡aún a riesgo de que se convierta en la “patita fea” de la clase!
Antes no decía tan abiertamente que me gustaba Oldfield a mis alumnos y no lo explotaba mucho para las clases. El año pasado añadí alguna cosa al material de clases y la verdad que, como no podía ser de otra manera, a la mayoría les gusta Oldfield; es una alegría. Me emociona descubrirle a un chaval de 16 años la música de Oldfield y que le guste… Han llegado a humedecérseme los ojos en clase tocando pasajes de Oldfield con mis alumnos…me emociono contándotelo jeje.


Rubén, muchas gracias de nuevo por esta entrevista, os deseo la mejor de las suertes a todos los componentes de la banda y nos vemos pronto en vuestros conciertos… ¡un abrazo!
¡¡Gracias Javi!! Encantado de contarte mis cosas. Nos veremos y nos daremos un “abrazón”, como decimos aquí en Asturias, en persona. ¡Un abrazo!